Tras 24 años trabajando por el patrimonio histórico de Almería (Artículo de Alfonso Ruiz)

Tras 24 años de docente como coordinador al frente del Gabinete Pedagógico de Bellas Artes de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura difundiendo nuestro patrimonio histórico en el ámbito educativo, nuestro último Premio Alcazaba, Alfonso Ruiz García, regresa como profesor de instituto a las aulas. Este periodo ha concluido por una decisión injusta y arbitraria de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Almería. Pero como él comenta “continúa en la brecha, trabajando por esta Almería, mi tierra, a través de la investigación, la colaboración o la coordinación de proyectos culturales con administraciones públicas o asociaciones ciudadanas”.

Alfonso Ruiz recibiendo el Premio Alcazaba 2015 de nuestra presidenta

Artículo:

Dice un viejo refrán que “de bien nacidos es ser agradecidos”. Tras concluir mi etapa, después de 24 años de docente, como coordinador al frente del Gabinete Pedagógico de Bellas Artes de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura, me siento obligado a corresponder a todos aquellos que me han acompañado durante este largo periodo de tiempo en la difusión de nuestro patrimonio histórico en el ámbito educativo.
En lo profesional, me supuso pasar de profesor de Historia de instituto, un trabajo magnífico que me enorgullece,  a realizar un apasionante trabajo para proyectar el patrimonio histórico en el ámbito escolar a través de cursos de profesorado, elaboración y publicación de materiales didácticos, programación de itinerarios culturales, subvenciones de visitas escolares…

Esta trayectoria personal no hubiera sido posible sin la colaboración de mucha gente. Me siento orgulloso de haberme formado con arquitectos, arqueólogos, restauradores, investigadores, periodistas, simples ciudadanos pero comprometidos con el Patrimonio a través de colectivos y asociaciones… De todos ellos aprendía y me impregnaba de una pátina de compromiso y difusión, trasladando esa memoria y valor de identidad al ámbito educativo, porque me parece que es fundamental formar a nuestros jóvenes y estudiantes de hoy en valores, entre ellos el conocimiento y defensa de nuestro Patrimonio Histórico, para que puedan ser ciudadanos comprometidos en el mañana, que está a la vuelta de la esquina.

Son muchas las personas con las que he compartido múltiples experiencias y que han seguido mis explicaciones y comentarios en múltiples jornadas, conferencias, itinerarios y proyectos culturales en los que he tenido la suerte de participar, pero que siempre han apreciado mi compromiso y esfuerzo personal. En ese sentido uno de mis escasos méritos es haberme sabido rodear de un equipo de amigos, investigadores y expertos profesionales de distintos ámbitos para abordar proyectos culturales, siempre en un ambiente participativo y de entusiasmo por trabajar por esta provincia, cuyos resultados se pueden apreciar en proyectos recientes, como el libro de Casa de las Mariposas para Cajamar o la colección de Guías de Almería para el Instituto de Estudios Almerienses, que he coordinado.
En  muchas ocasiones no sido fácil  desarrollar los proyectos por la falta de presupuesto, la inercia y poco entusiasmo de las propias instituciones, y especialmente la actual etapa de recortes económicos, donde el patrimonio histórico y la cultura en general languidecen y se ven marginados, tal como demostró la esperpéntica celebración del Milenio del Reino de Almería, con ínfimo compromiso político e institucional.

Mi compromiso con esta función como coordinador del Gabinete Pedagógico de Bellas Artes ha concluido por una decisión administrativa y retorno con satisfacción y entusiasmo al aula, mi lugar de procedencia, con la sensación del deber cumplido (no sé si todos pueden sentir esa sensación al acabar una etapa administrativa o política). Pero continuo en la brecha, trabajando por esta Almería, mi tierra, a través de la investigación, la colaboración o la coordinación de proyectos culturales con administraciones públicas o asociaciones ciudadanas, porque queda mucho por hacer, y próximamente materializaré algunos proyectos.
Mi compromiso como coordinador del Gabinete Pedagógico de Bellas Artes ha concluido por una decisión administrativa, y retorno con satisfacción y entusiasmo al aula, mi lugar de procedencia, con la satisfacción del deber cumplido. Pero continúo en la brecha, trabajando por esta Almería, mi tierra, a través de la investigación, la colaboración o la coordinación de proyectos culturales con administraciones públicas o asociaciones ciudadanas, porque queda mucho por hacer, y próximamente materializaré algunos proyectos.
En definitiva, más que un adiós es un hasta pronto, porque continúo trabajando con la misma ilusión de siempre, y a todos los que se cruzaron en mi trayectoria profesional, amigos y quizás algunos no tanto, gracias, porque de todo y todos se aprende. Estoy seguro de que gracias al trabajo y la reivindicación de los ciudadanos en favor de la cultura y su patrimonio histórico, nuestra tierra almeriense será mucho más conocida y valorada por las administraciones, las instituciones y los ciudadanos. Gracias a todos y en esa senda nos encontraremos.

Alfonso Ruiz es profesor de Historia y destacado colaborador y miembro de nuestra asociación.


Esta entrada fue publicada en Artículos, prensa, libros..., Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *